La bicicleta, un medio para hacer rentable y feliz al país

He dedicado mi vida profesional a la investigación, desarrollo e implementación de modelos de logística eficiente y esta se puede definir como el uso de recursos de forma eficaz para colocar los productos correctos, en el momento correcto en el lugar correcto (en la mayoría de los casos con el fin de generar EBITDA).

Este interés en temas de logística, claramente me ha conducido a preguntarme constantemente cómo puedo hacer mi día a día más eficiente. En ese sentido he llegado a hacer pre alistamiento nocturno de loncheras, organización por lotes de ropa en el closet y hasta pre agendamiento de citas para recibo de domicilios. Sin embargo, uno de los logros más significativos que he tenido se materializó hace alrededor de un año cuando inicié el uso de la bicicleta como medio de transporte diario.

En ese sentido he ahorrado dinero (Cop $ 296.000/ año solo en gasolina), bajado mi generación de CO2 (278 Kg CO2/ año), reducido el promedio y la variabilidad del tiempo de transporte (25 minutos / viaje) y mejorado mi estado físico (- 5 Kg). Y yo me pregunto ¿qué puede ser más eficiente que permitirme a mí mismo estar en el lugar indicado, en el momento indicado, en el menor tiempo posible, con el menor esfuerzo (para mi es mucho menor esfuerzo pedalear que esperar en un trancón)?

Uso de la bicicleta en Bogotá

U Según informes del Global Traffic Scorecard en 2017 Bogotá fue la sexta ciudad más congestionada, entre 1.360 poblaciones a nivel mundial, llevando así a que un bogotano pierda en promedio 75 horas al año en trancones. Este hecho no solo tiene impacto sobre el desarrollo personal de los trabajadores, si no que evidentemente las personas llegarán más cansadas y con menos energía a desempeñar sus funciones laborales. Es por ello que este es un tema que nos atañe a todos y en la medida en que el Distrito, el gobierno y los mismos empresarios habiliten mecanismos de facilitación para el uso de medios de transporte alternativo como la bicicleta; en general el desempeño productivo de la ciudad será mayor, y esto sin contar los inconmensurables beneficios a nivel personal y familiar que implicaría un incremento de eficiencia en los esquemas de transporte a nivel general.

Leer más